El salmón se ahuma con maderas nobles, una antigua tradición noruega que nuestros antepasados ​​han utilizado durante cientos de años. El salmón es considerado el rey de los pescados ahumados. Después de este proceso se corta y se empaca al vacio para conservar su aroma y sabor. Este es un producto que se puede usar para el desayuno, el almuerzo y la cena.

Cortado o sin cortar.

Cortado es exactamente 300g.

La pieza completa viene en un peso diferente, cerca de 300 g, por lo que una pieza puede variar de 270 gramos a 330 gramos. El cliente paga solo por lo que recibe.